Gracias a las unidades de posicionamiento GPS podemos saber en cualquier momento en qué lugar desconocido nos encontramos, pero también es cierto que no siempre podemos disponer de esta herramienta.

En ocasiones, necesitas encontrar tu ubicación tan solo usando un mapa y una brújula. ¿Quieres aprender a hacerlo?

Pasos a seguir 

  1. Coloca la aguja, el primer paso es poner la brújula en el mapa. Apunta la aguja hacia el norte para que se alinee con la flecha de orientación.
  2. Si miras el mapa en este punto, lo llevarás de regreso a un lugar como puede ser una carretera, un paisaje o una estructura. De este modo, los puntos de referencia te ayudarán a reconocer ampliamente su posición, utilizando un mapa y una brújula.
  3. Es importante medir siempre tus pasos. Realiza un seguimiento de tus pasos y verifica el acimut de tu viaje. Marca los pasos en el mapa desde el punto de partida, esto puede ayudarte a no perderte cuando estés en lugares que no son fácilmente visibles o cuando te encuentres en condiciones climáticas adversas.
  4. Asegúrate de conocer el norte verdadero y lo que informa la brújula. Utiliza un mapa topográfico que describa la variación en el área y considera ese número cuando intente localizar su posición usando un mapa y una brújula.

Sugerencias

Cuando intentes obtener una lectura en la brújula, recuerda mantenerla alejada de fuentes magnéticas, como una hebilla de cinturón o clavos de mesa. Esto actúa sobre el magnetismo de la tierra y si estás cerca de cualquier otra fuente de hierro, puede darle otros resultados.